1.- El servicio público

La idea general de servicio público está asociada con aquellos servicios que brinda el Estado y que son los denominados “básicos” (agua, desagüe, electricidad y telecomunicaciones) o “fundamentales” (salud, vivienda, educación y recientemente seguridad ciudadana) (1);  los ciudadanos no suelen incluir dentro de dicha idea,  el acceso o inscripción en los Registros Públicos, o con más detalle,  no es frecuente pensar que el acceso de los actos y contratos a algunos de los Registros Jurídicos que componen el Sistema Nacional de los Registros Públicos, están dentro de los llamados “servicios públicos” que brinda el Estado;  es más, si el propio concepto de “servicio público” no está del todo claro para la ciudadanía en general es igual de complicado para el Derecho Administrativo definir este concepto, tal como se ha afirmado, “se trata de una cuestión a la cual resulta difícil dar una respuesta, en primer lugar, porque el exacto significado jurídico de la expresión tradicional –servicio público– no es tampoco del todo cierto” (2).

2.- El servicio público y la SUNARP

No existe en la Ley N° 26366 – “Ley de Creación del Sistema Nacional de los Registros Públicos y de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos”, ni en la Ley N° 30065 – “Ley de Fortalecimiento de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos”, una definición expresa en el sentido de afirmar que los servicios que brinda los Registros Públicos se considere como “Servicio Público”; es más, si bien ambas normas contienen los términos “servicio” y “público”, los mismos  hacen referencia a sus acepciones como “actividad” y “al conocimiento o acceso de todos” y son aplicadas por separados. Recientemente el Art. 1° de la Ley N° 30065, hace referencia al término “servicio”  para referirse  a la prestación de los mismos, al establecer que la SUNARP debe “considerar o mejorar la cobertura y calidad de sus servicios ”y  sin mencionar  expresamente que se trata de servicio público.

Entonces,  ¿es sólo “servicio” o es “servicio público” lo que brinda el Registro, o basta que el servicio sea brindado por una entidad pública para que automáticamente, el servicio se convierta en “servicio público”?. Para dar respuesta a la interrogante, debemos buscar la definición más próxima al término servicio público y para ello, citaremos la adecuada definición de

Jesús López Medel: “El servicio público es una modalidad de acción administrativa, consistente en satisfacer las necesidades públicas, de manera directa, por órganos de la propia administración” (3)

La forma de satisfacer estas necesidades públicas pueden ser, según modelo de intervención estatal en la prestación del servicio; así, tenemos el modelo tradicional francés, donde el Estado cumple un papel protagónico y preponderante en su relación directa con el vínculo Estado – Ciudadano. (La administración pública francesa, es reconocida como una de las mejores del mundo), este modelo tiene influencia sobre la mayoría de países europeos y latinoamericanos; el otro modelo, cada vez más extendido e influyente, es el llamado public utility regulation de origen e influencia norteamericana, donde los servicios de “utilidad pública” pueden ser brindados tanto por el Estado como por empresas privadas, pero sometidos a regulaciones estatales o federales.

Ambos modelos ofrecen servicios públicos de disfrute de interés individual o de disfrute de intereses colectivos. Es oportuno mencionar que en nuestro país  los servicios públicos que presta el Estado, son brindados tanto bajo el modelo francés (tradicional), como por el modelo anglosajón (telecomunicaciones, energía eléctrica, vivienda, peajes, etc), este último modelo implementado bajo la corriente neoliberal de los años 90´s.

3.- Servicio Público y función esencial de la SUNARP

Siendo función esencial de los Registros Públicos, la inscripción y publicidad de los actos y contratos en los diversos registros jurídicos que lo integran, con  las garantías de seguridad jurídica, autonomía (no independencia) en la función registral, intangibilidad del contenido de asientos e indemnización por los errores; no cabe duda que de todas ellas, la función más relevante, en lo individual, colectivo, social y jurídico, es la seguridad jurídica, que se constituye en una necesidad pública que se brinda a través de la acción administrativa (inscripción y publicidad), realizada por los  Registradores Públicos y el Tribunal Registral, en primera y segunda instancia del procedimiento, respectivamente.  Así, podemos afirmar que la inscripción y publicidad con garantía de seguridad jurídica, son esencialmente los servicios que brinda los Registros Públicos, siendo relevante resaltar el valor de seguridad jurídica que constituye “no sólo una razón de concebir el Registro como servicio público, sino un elemento de éste” (4).

4.- Importancia del servicio público en la SUNARP 

Ahora bien, ¿por qué es importante reafirmar que el servicio que brinda la SUNARP es servicio público?; en primer lugar, para ratificar la importancia y trascendencia para el desarrollo social y económico del país que significa la función que desarrolla la institución en beneficio del doble destinatario del servicio, la sociedad y el ciudadano. En segundo lugar, reafirmar que los trabajadores del Registro, son servidores públicos y como tales, prestan un importante servicio al país. Todos los trabajadores de la SUNARP, contribuyen al cumplimiento de los objetivos institucionales y sólo con el aporte de todos, el ciudadano recibirá un servicio oportuno, eficiente y eficaz

Para efectivizar estos objetivos, debemos tener claro que la institución y así como el propio servicio público, está en constante cambio y transformación en ámbito global y debemos estar preparados para afrontar estos cambios de la mejor manera, para lo cual necesitamos ,en especial, estar capacitados permanentemente ya que la nueva noción del concepto de servicio público, expresa una transformación en cuanto al papel del Estado en relación a sus ciudadanos; así podemos afirmar, que actualmente “a través de ella se ha buscado dar un nuevo fundamento a la legitimación del Estado, que viene así caracterizado ya no por su poder de mando en relación a los ciudadanos, sino, en cambio por su estar al servicio de los ciudadanos….. Su poder se transforma en función, su derecho de mandar deviene deber de administrar actividades en beneficio de los ciudadanos. El ciudadano no debe ser considerado como un súbdito constreñido a sufrir la imposición unilateral de reglas que limitan su autonomía y su libertad de comportamiento, sino como un usuario del servicio y como tal beneficiario de la acción del Estado… ” (5), a esta nueva noción global del servicio público, debemos agregarle que en nuestro país, la acción del Estado  debe significar, una efectiva inclusión del servicio a favor de los ciudadanos de las zonas más alejadas, resolver los problemas de acceso a la propiedad, simplificar y digitalizar los procedimientos, reducir los tiempos de atención, capacitar y retribuir adecuadamente a los servidores que hacen su labor efectiva y eficientemente; si bien se han dado muchos  avances significativos a la fecha, aún hay algunos temas que están pendiente de concluir. 

Esta tarea debe materializarse, bajo la prestación e intervención directa y decidida del Estado y continuar bajo el tradicional y eficiente modelo de prestación Francés que guía y orienta el servicio registral de prestación directa a cargo del Estado. Es oportuno recordar que  el Art. 19° de la Ley N° 26366 – Ley de Creación del Sistema Nacional de los Registros Públicos, expresamente señala que la contratación (de entidades privadas) “no podrá afectar de ninguna manera la competencia del Registrador Público para determinar la procedencia de la inscripción o su denegatoria”; o dicho de otro modo, el servicio público de calificación no podrá ser brindado bajo el sistema de prestación anglosajón, esto es, según la norma citada, no puede privatizarse ni tercerizarse, sólo puede ser brindado directamente por el Estado siguiendo el modelo Francés. 

5.- Servicio público, administración y SUNARP 

Siendo el servicio registral, un servicio público prioritario que brinda el Estado, en los actuales momentos, debe quedar claro que la labor del Registro, tiene que estar alejada de influencia política partidaria. El servicio que brinda  es un servicio del Estado y no del Gobierno, su éxito, es un logro del Estado y no de un Gobierno en particular, las decisiones de sus funcionarios y servidores, son acciones técnicas de administración pública y no de dirección política. Diferenciar la Administración del Estado de la Administración del Gobierno, es el “quid” final del tema:

La administración es la acción que se realiza para satisfacer las necesidades del Estado de acuerdo con las Leyes y las Directivas del Gobierno. El Gobierno es, entonces, función de iniciativa; da impulso y dirección política a la administración. El Gobierno es la cabeza y la administración el brazo. Mientras la administración debe poseer estabilidad y perdurabilidad, el gobierno se encuentra sometido a la mutación política. La importancia de distinguir entre Gobierno y Administración radica fundamentalmente en que se clarifique mejor la separación funcional que debe existir entre ellas. La administración, no es la prolongación del gobierno. Tampoco el gobierno es la cúspide de la carrera administrativa. Son funciones distintas dentro de la función ejecutiva del poder…” (6).

Finalmente, queda claro, el servicio registral es un servicio público brindado por el Estado a la sociedad en su conjunto y a los ciudadanos individualmente como beneficiarios del servicio;  éste servicio debe ser brindado, bajo la nueva noción del Estado al servicio del ciudadano, por una administración que debe poseer perdurabilidad y estabilidad y no sometida a mutación política.

 

Referencias:
  1. Plan Bicentenario- El Perú hacia el 2012.- CEPLAN.- 2 Edición.-Lima, Marzo 2011.- Ver :  Eje Estratégico 2.- Oportunidades y acceso a los servicios.- pág. 55.
  2. Estado y Servicios Públicos.- Doménico Sorace.- Palestra Editores SAC.- Primera edición, abril 2006.- pág. 14.
  3. Teoría del Registro de la Propiedad como Servicio Público.- Jesús López Medel.- Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantil de España.- Centro de Estudios Registrales.- Tercera Edición Reimpresa.- Madrid 1991.- pág. 53.
  4. Teoría del Registro de la Propiedad como Servicio Público.- Jesús López Mendel.- Pág 50.
  5. Estado y Servicios Públicos.- Doménico Sorace, pág. 16.
  6. La Administración Pública y el Gobierno – ¿Por qué son confundidas en nuestras constituciones?- Juan Carlos Morón Urbina.- En: Opinan los Jurista – Aportes para la Reforma Constitucional.- Tomo 100.- marzo 2002.- pág. 166.- Editorial Gaceta Jurídica.

Impactos: 236

La Sunarp y el servicio público

¿Te gustó este artículo?

Thank you for the vote!